miércoles, 24 de agosto de 2016

Lo Visible de lo Invisible: Nueva muestra artística de Francisco Manuel Pantigoso incluye acuarelas sobre Chorrillos y Miraflores.

Por: Juan Carlos Flórez Granda


Durante y años después de la guerra declarada por Chile en 1879 distintos artistas han plasmado a través de oleos y acuarelas sus impresiones y visiones de lo ocurrido. Tenemos entre ellos al teniente británico Robert Le Lisle, quien pintó en acuarelas, distintas imágenes de las batallas libradas en el Perú durante la guerra.
Artistas post guerra como el español Ramón Muñíz con su famoso óleo “El Repase”, Juan Lepiani con sus obras “El Último Cartucho”, “La entrada de Cocharcas”, “el Tercer Reducto”, etc., el artista Italiano Agostino Marazzani Visconti con el famoso óleo de Alfonso Ugarte lanzándose del Morro de Arica y contemporáneos como la retratista Etna Velarde, todos ellos han dibujado el sentir y visión de la pasada guerra.
Y esa corriente artística histórica perdura a través de las nuevas generaciones de artistas. En ese contexto, el 19 de setiembre se inaugura en la sala de arte del Club Social Miraflores, la muestra “Lo Visible de lo Invisible”, del investigador histórico y renombrado artista Francisco Manuel Pantigoso. Si bien la muestra no es exclusiva sobre la guerra del guano y salitre, incluye en ésta dos interesantes representaciones alusivas a Chorrillos y Miraflores con audaz sub-realismo.

Precisamente, algunos meses antes, durante mis investigaciones de campo me encontré con el artista. Ya que soy testigo de su profundo interés por el estudio de los lugares, aproveché para realizar la siguiente entrevista:

JCFG: ¿Cómo te iniciaste en el arte?

FMP: He trabajado en la pintura desde niño, en el taller de mi abuelo, el gran pintor Manuel Domingo Pantigoso, Premio Nacional de Pintura 1990.

JCFG: ¿Qué técnica empleas en los cuadros que vas a exponer?

Foto tomada por el autor de la nota y representa la Batalla de Miraflores.
FMP: Son 16 acuarelas, técnica que he utilizado desde mis inicios y que me ha dado la satisfacción de ganar una Medalla de Oro en Rio de Janeiro, Brasil, en la década de los ochenta.  
La acuarela es la técnica donde me siento muy libre y que se amolda al mensaje de misterio que siempre ha tenido mi obra. Los colores, en una danza mágica, se unen bajo el agua, conversan en veladuras y determinan el hallazgo de planos esotéricos que giran en torno a la historia, la mitología y las leyendas.

JCFG: Y tomaste también temas de la Guerra del Pacífico…

FMP: En la exposición hay dos cuadros inspirados en la Batalla de San Juan y Miraflores, el 13 y 15 de enero de 1881.
Me inspiré en ese tema fantástico, porque además de pintor y abogado, como sabes, soy un amante del tema histórico que me lleva a la temática épica.
A través de los cuadros relacionados a la Guerra del Pacífico, quiero también honrar a esos héroes anónimos que lucharon justamente en el suelo que hoy acoge la muestra. Es más, ese lugar fue el Reducto No.1 según diversas fuentes. Creo que Miraflores le debe mucho a sus defensores, y yo agrego un grano de arena a honrarlos. La exposición está acompañada de poemas de mi padre, el poeta Manuel Pantigoso Pecero, y es justamente los poemas a las batallas que complementan de manera fantástica los dos cuadros de homenaje a Miraflores y que han salido muy interesantes en la vibración y dimensión de la unión pintura-poesía, como un todo armónico.


JCFG: ¿Piensas exponer temas exclusivos de la Guerra del Pacífico en otros países como Chile o Bolivia donde el público es más sensible?

FMP: Si se da la oportunidad, se hará. Pero estos cuadros no buscan exacerbar pasiones, sino homenajear al soldado, sea de la nacionalidad que sea, que lucha por un ideal y que deja su familia para sucumbir en las arenas.  Trato de rescatar el lado humano, épico, de heroicidad anónima, a través de las sugerencias de pinceladas de acuarela.

 JCFG: ¿Qué otras muestras has expuesto?

FMP: He expuesto diversas individuales y colectivas en Lima y en el extranjero; destacando mis muestras en Brasil, en Rio de janeiro y Acre. Además he sido ilustrador en diarios diversos y en libros de poesía.

El autor de la nota con el investigador y artista Francisco Pantigoso.
JCFG: Y a modo de pregunta final ¿Cómo ves el mercado (o público) en el ámbito del arte en el Perú respecto a otros países?

FMP: Creo que es un mercado con mucha gente que se apasiona por ir a galerías y disfrutar de las nuevas vertientes, es un mercado en franco crecimiento. En un mundo donde la tecnología nos está aislando, una galería es un espacio de diálogo, de inspiración de grupo, de salvarnos como seres humanos en la trascendencia que el arte otorga.

Después de terminada la amena entrevista visitamos varios lugares del Sur de Lima como parte del trabajo de inspiración para sus obras.
Temas en la próxima exposición como la Leyenda del Divino Niño de Etén, Ruinas de Bandurria, Pelícano de Nazca, La Leyenda de los Naylamp de los Moche, Ocupación de Chorrillos y Batalla de Miraflores, entre otros, promete ser una muestra de primer nivel donde todos están invitados a la inauguración.

Fecha: 19 de setiembre del 2016.
Lugar: Sala de Arte del Club Social Miraflores
Dirección: Malecón de la Reserva 535, Miraflores
Hora: 19:00 (7:00pm)

Entrada Libre.

miércoles, 13 de julio de 2016

Fiestas patrias de propuestas históricas: Cortometrajes “Soldado Desconocido” y “Reducto”

Por: Juan Carlos Flórez Granda
Director SEHCAP

Hasta que por fin tuve tiempo para darme el gusto de ir al cine. Esta vez a ver los cortometrajes “Soldado Desconocido” y “Reducto” en la sala de cine de la Biblioteca Nacional del Perú. Para comenzar fue una grata impresión entrar a una sala casi llena, cosa que no se ve en este tipo de realizaciones culturales.
Por mi formación reconozco que tengo manía por fijarme en las ediciones, encuadres, luces y producción de cualquier película. Defecto que ha ido afinándose a través de los años.

Ambos cortos logran el objetivo de plasmar la problemática del día a día del soldado común, las diferencias de clase, el racismo y de alguna forma mostrar la compleja idiosincrasia del hombre común de la época. El guion bien tratado, La edición es aceptable y teniendo en cuenta los pocos personajes que participan en los cortos, logran suplir estos con encuadres cerrados y bien logrados. La luz es buena y a mi juicio, lo mejor: se ha procurado tener un vestuario acorde. La rigurosidad de estos ha sido vital para lograr compenetrarse con la trama. Realmente felicito esa producción. Las actuaciones y los doblajes son aceptables pero susceptibles a ser mejorados siempre en futuras muestras de corte educativo.
La verdad me ha dado mucho gusto ambas producciones y felicito a Hamilton Segura Farfán por el logro, aplicando con escaso presupuesto todo tipo de recurso y creatividad para llevar un corto sencillo con buenos resultados, teniendo en cuenta lo difícil que es hacer cine en el Perú. El público en todo momento ha disfrutado de estos rodajes y las escenas “pícaras y románticas” han cumplido el objetivo de compenetrar más al público.
La película en sí es un llamado de atención a la integración, inclusión y unidad y en ese sentido, el posterior conversatorio debería ser enfocado en esa línea. La generación del XIX adoleció de unidad, pero ya han pasado más de 130 años y seguimos mirando hacia atrás, tildando de traidores, cobardes, etc., a algunos personajes y en cierta forma reviviendo un revanchismo utópico que a nada conduce sino a seguir amargándonos.
Tenemos el ejemplo de Japón, que pese a haber perdido en la 2da. Guerra, asimiló y aprendió de sus errores para convertirse en una potencia tecnológica. Alemania hoy es una potencia económica. En el Perú seguimos mirando al pasado y lamentándonos de la derrota cuando deberíamos aprender y evitar volver a caer en lo mismo.
Cortos como “Reducto” y “Soldado Desconocido” son unas muy buenas propuestas educativas, incluso para ser mostrada como complemento en los cursos de historia peruana, que tanto adolece el programa educativo, mostrando ese desequilibrio social que hoy está casi erradicado en una Lima integrada culturalmente.

Si el primer corto “Soldado Desconocido” nos plantea esa desigualdad, “Reducto”, nos muestra con la batalla de Miraflores, el inicio de esa unidad, donde casi todos sus habitantes pusieron el hombro defendiendo su territorio junto a hombres y mujeres de todas las clases y regiones del país.

domingo, 3 de julio de 2016

UNA CARTA APOCRIFA ATRIBUIDA A BOLOGNESI

Por:     Juan Carlos Flórez Granda                    Juan Carlos Herrera Tello
jcflorezg@yahoo.com                          jcherrrerat@yahoo.com

"Nunca reclames nada para que no se crea que mi deber tiene precio"

Durante varios años hemos venido leyendo y tomado como cierta una carta dramática, llena de sentencias y con un valor a lo épico que conmueve y nos enrostra la soledad de un soldado en medio de su desgracia ante una defensa imposible, y lo único que le queda a él y sus hombres era solo cumplir con su deber.

La misiva atribuida a Francisco Bolognesi, fechada el 22 de mayo de 1880, parece estar dirigida a elevar a los militares de esa época en contra de la fracasada clase dirigente que nos llevó a la guerra y que pudiendo evitarla, la buscó, tal vez como salida a la situación económica que se vivía en el momento.

Como quiera que el primer presidente civil, Manuel Pardo, fuera el que aceptó firmar el tratado de Alianza Defensiva con Bolivia en 1873, y luego la presidencia constitucional de Mariano Ignacio Prado fuera la administración que “fugara” del poder, por los resultados de la guerra; y Piérola se constituye en el “asaltante” que con su conducta también fracasó, por lo tanto como resultado de estos hechos se pretende así demostrar como una tragedia inevitable que los “civiles” serían los responsables de la derrota.   

Leamos y analicemos la carta:

“Arica 22 de Mayo de 1880

Adorada María Josefa,

Esta será seguramente una de las últimas noticias que te lleguen de mí, porque cada día que pasa vemos que se acerca el peligro y que la amenaza de rendición o aniquilamiento por el enemigo superior a las fuerzas peruanas, son latentes y determinantes. Los días y las horas pasan y las oímos como golpes de campana trágica que se esparcen sobre este peñasco de la ciudadela militar engrandecida con un puñado de patriotas que tienen su plazo contado y su decisión de pelear sin desmayo en el combate, para no defraudar al Perú.

¿Qué será de ti, amada esposa, tú que me acompañaste con amor y santidad? ¿Qué será de nuestra hija y de su marido, que no podré ver ni sentir en el hogar común? Dios va a decidir este drama en que los políticos que fugaron y los que asaltaron el poder, tienen la misma responsabilidad. Unos y otros han dictado con su incapacidad, la sentencia que nos aplicará el enemigo. Nunca reclames nada, para que no se crea que mi deber tiene precio. Besos para ti y Margarita. Abrazos a …...

 Francisco Bolognesi…”

 
Foto 1. Carta de Bolognesi materia del presente artículo.
Haciendo un análisis imparcial y específicamente histórico encontramos los siguientes puntos en controversia:

1.- La fecha. En el siglo XIX por lo general se utilizaba el sistema lugar, mes, día, año pero en esta carta encontramos un fechado contemporáneo. Es decir, Lugar, día, mes y año.

2.- Tipo de letra. Al ser una carta personal, el tipo de escritura con la firma es totalmente distinta y por las líneas finales, muy forzadas para no llegar a obstruir la visibilidad de la firma. Esto hace suponer que se escribió sobre un papel en blanco que se encontraba ya firmado por Bolognesi. (Foto 1) o quizás una firma realizada con pantógrafo. Por lo general las cartas oficiales las escribían los amanuenses y el interesado solo colocaba su rúbrica. Las cartas personales, por su mismo carácter, eran redactadas por el interesado y más si era algo muy íntimo. Es por ello que llama la atención el distinto tipo de letra de la carta en mención, en comparación con otras misivas que se conoce redactadas por Bolognesi.

3.- Tenor de la carta. Para el 22 de mayo no se pensaba en una derrota del ejército aliado en Tacna y el ánimo estaba al tope. Lo demuestran, por ejemplo, cartas en fechas similares. Podemos citar en el mismo día una de Bolognesi dirigida a Domingo Lecaros:

“…Aquí se trabaja mucho, no temo al enemigo cualquiera sea su número, y aun en caso de un contraste en nuestro ejército, el enemigo allará aquí su tumba…” [i]

Aquel 22 de mayo de 1880 aún no se había realizado la batalla del Alto de la Alianza, que tuvo lugar el 26 de aquel mes. El ejército aliado aun preparaba su estrategia de defensa.

Si la batalla del Alto de la Alianza aún no había ocurrido, ¿cómo era posible que Bolognesi, un viejo oficial que sabía de la disposición de las fuerzas militares de ambos ejércitos y que aun Tacna no caía en manos de Chile pueda escribir: “cada día que pasa vemos que se acerca el peligro y que la amenaza de rendición o aniquilamiento por el enemigo superior a las fuerzas peruanas, son latentes y determinantes”?

¿Acaso como militar no debió sugerir que en vez de cuidar aisladamente Arica, todo su contingente podría prestar mejores servicios en la defensa de Tacna? 

La propuesta de rendición de la Plaza de Arica hecha por el chileno Juan de la Cruz Salvo ocurrió cuando Tacna ya había sido ocupada y aniquilado al ejército aliado, y esto ocurrió el 5 de junio de 1880, como así lo detalla Gerardo Vargas en su texto “La Batalla de Arica”. La carta como vemos, no concuerda en los tiempos en que se realizaron los acontecimientos históricos, sino que esta irrumpe y determina sucesos del futuro que obviamente sucedieron pero en el momento de su redacción no eran previsibles.

4.- El Destinatario es María Josefa de la Fuente.- Un aspecto determinante que no concuerda con los sucesos del momento, es que la epístola está dirigida a la esposa de Bolognesi, es decir a la señora María Josefa de la Fuente y Rivero, con quien tuvo cuatro hijos, Francisco, Rosa, María y Margarita. El primero falleció en 1878 y Rosa murió en 1881 como así lo detalla el árbol genealógico establecido por Francisco Javier Carbone Montes en su conocido sitio web de genealogía y lo corrobora el libro “BOLOGNESI”[ii]. Pero el héroe peruano estaba separado hacía muchos años de su esposa y tuvo otro compromiso con la señora Manuela Medrano Silva, con quien tuvo 4 hijos, de los cuales solo le sobrevivió Federico. Cesar murió en 1874; mientras que Enrique y Augusto murieron heroicamente a consecuencia de sus heridas en la defensa de Lima.

¿Se puede creer entonces que Bolognesi haya escrito: Qué será de ti, amada esposa, tú que me acompañaste con amor y santidad”? Realmente huelgan los comentarios. Por otro lado Federico Bolognesi hijo mayor del héroe con la Sra. Manuela Medrano (es decir con su segundo compromiso) nació en el año de 1861. Mientras que la única hija casada de Bolognesi era Margarita, quien contrajo nupcias el 23 de diciembre de 1863 con el conocido músico Melitón Cáceres Anadón. Entonces ¿Cómo se puede explicar que Bolognesi pueda haber escrito “¿Qué será de nuestra hija y de su marido, que no podré ver ni sentir en el hogar común?”, que como vemos él, en el momento del matrimonio de su hija ya estaba separado de su esposa?

Pero es más grave la sentencia que se dicta en la carta, donde Bolognesi propone: Nunca reclames nada, para que no se crea que mi deber tiene precio”. Para demostrar la falta de toda connotación histórica de la carta, en especial sobre este párrafo, transcribimos la carta enviada por María Josefa de la Fuente y Rivero al entonces Jefe Supremo Nicolás de Piérola, la cual se encuentra en el archivo “Piérola” ubicado hoy en los repositorios de la Biblioteca Nacional:

“Arequipa, Octubre 29 de 1880.
Exmo. Sr. Don Nicolás de Piérola
Lima

Muy señor mío:

Hace tiempo que por conducto de esta Prefectura marchó el expediente que he organizado para que V.E. expida a mi favor la cédula de montepío que me corresponde como viuda de mi esposo el Coronel Bolognesi. Hasta el presente no ha resuelto nada V.E. en este asunto y supongo sea la causa la multitud de asuntos que demandan su atención en la crítica situación por que atraviesa nuestra querida patria.

Suplico a V.E., cuando se lo permita el tiempo, que atienda a mi solicitud decretando lo que estime de justicia.
           
El Doctor Hipólito Sánchez íntimo amigo de mi difunto esposo y mío se ha dirigido a V.E. recomendándole este asunto y V.E. se ha dignado contestarle satisfactoriamente, lo cual agradezco a V.E.

También mi esposo ha vendido al gobierno unos cañones cuya cantidad no se le ha abonado y no se a que ascienda; espero de V.E. me ilustre en esta cuestión para hacer el reclamo consiguiente y cuya suma corresponde a mis hijas.
Agradeciendo anticipadamente a V.E. el servicio que me va ha hacer y suplicándole me dispense la molestia que le causo soy de U.

Su atenta y segura servidora 

Josefa R. viuda de Bolognesi[iii]



Carta de Josefa Rivero a Nicolás de Piérola ubicada en el Archivo Piérola de la Biblioteca Nacional del Perú.
Como se aprecia, esta fue recibida el 15 de noviembre de 1880 y contestada tres días después.

Esta carta, además de lo dicho más arriba, es determinante para establecer la incongruencia de la misiva atribuida a Bolognesi que estudiamos y que se ubica fechada el 22 de mayo de 1880, como si se estuviera ante la inminente toma del morro de Arica.

El contenido de este último documento, es totalmente opuesto al designio impartido por Bolognesi en su supuesta carta, porque la viuda solicita desde “…hace tiempo…” la cedula de montepío al mismísimo Nicolás de Piérola que era el jefe del Estado peruano. Y si escribía esta misiva en octubre, es de suponer que ya antes había iniciado los trámites y estaba reforzando y apurando su solicitud. Ante esto (en el supuesto que ya negamos de la autenticidad de aquella carta), entonces ¿Cómo queda la viuda del héroe si Bolognesi le había escrito: “Nunca reclames nada, para que no se crea que mi deber tiene precio”?

María Josefa de la Fuente, fallece el 10 de octubre de 1883 a la edad de 76 años en Arequipa. Con seguridad, por el estado en que se encontraba el erario público y la situación económica agobiante para la defensa del país, ella no pudo cobrar la pensión ni los sueldos atrasados de su cónyuge y el trámite fue continuado por Margarita Bolognesi de la Fuente, su hija menor, quien recién el Estado le reconocería la deuda por Resolución Legislativa de 13 de octubre de 1890, cuando ya había acabado la guerra y el Perú estaba levantándose de las ruinas en que se encontraba.      

Desde esta perspectiva comenzamos a tener varias interrogantes, entre otras, y la más importante es saber ¿Cómo es que aparece esta carta? y ¿En qué textos especializados se conoce de su existencia?

Difícil ha sido para nosotros encontrar la primera publicación de esta carta apócrifa, ya que no hay referencias especializadas ni textos serios que la hayan tomado en consideración.

Recientemente el impecable texto que editara el Ministerio de Defensa sobre Bolognesi, no considera la misiva y menos en su impresionante contenido fotográfico se ubica la supuesta foto de representación que en principio era atribuida a los héroes de Arica.

Si una publicación oficial no la contempla, ¿Es posible que ellos sepan que la carta pueda ser apócrifa? Y de ser así, ¿Por qué permiten que en los medios de comunicación se siga diciendo y leyendo párrafos de esta carta?

El primer estudio serio sobre Arica y el heroísmo de Francisco Bolognesi lo ha hecho como ya hemos escrito, Gerardo Vargas Hurtado. Otros textos de importancia como la “Historia de la República del Perú” de Basadre, que empezó a publicarse desde 1939 y después de ella en sucesivas ediciones corregidas y aumentadas en datos, nunca fue incluida la misiva que comentamos.

Entre otros textos de importancia mencionaremos “La Historia Militar del Perú” de Carlos Dellepiane editado en 1931. Un texto muy leído por los testimonios que contiene es el de Ismael Portal, “Bolognesi y sus Hijos”, cuya segunda edición de 1950 tampoco consigna la misiva. Del mismo modo tampoco aparece en la “Recopilación de Partes y Documentos de la Guerra del Pacífico” editado por Milla Batres en 1980.

Gustavo Pons Muzzo uno de los historiadores más minuciosos y discípulo de Basadre escribió un texto amplísimo “El Coronel Francisco Bolognesi y el Expansionismo Chileno”, en 1987. De igual forma el tomo XI volumen III de la “Historia Marítima del Perú”, escrito por Melitón Carvajal Pareja[iv], publicado en el 2013. Todos estos textos no consignan en ninguna de sus páginas la misiva que estudiamos.  

Pero la carta sí la encontramos a manera de anexo en el texto de Juan del Campo Rodríguez “Batallas Legendarias del Perú y el Mundo” (pág. 218)[v], también la encontramos en “Coronel Bolognesi su Biografía Documentada: Histórico Encuentro Nacional de Historiadores en Arequipa”, publicación realizada en el año 2008 y en su presentación dice: “Valiosa contribución al estudio de la vida del ilustre Francisco Bolognesi”. El autor revela la vida del héroe en seis capítulos que contienen una sólida documentación dada a conocer por “primera vez”. También en Arequipa se publica en 1983 la revista “Historia”, órgano oficial del Departamento Académico de la Universidad San Agustín (pág. 225). Arturo Santos Mendoza publica en el 2003 la carta en su texto “Arequipa: Juicio a la Guerra del 79” y al final de su transcripción en la página 83 nos dice: “¡Qué grandeza de éste hombre inmortal!”.

También encontramos esta carta en una publicación especial del Ejército del Perú[vi], editada en el año 2007 con ocasión de los 127 años de la inmolación del héroe, que le da validez, incluso publicando una reproducción de esta, que, como ya habíamos dicho, pareciera que se le atribuye connotaciones de valores militares, haciendo ver la decadencia de los civiles quienes fueron los que permitieron la derrota.

Son pues, en este tipo de publicaciones, algunas de ellas de indudable seriedad por sus autores, donde la carta fue siempre transcrita, y no se ha cotejado su veracidad y menos se ha publicado el original. En el Museo de los Combatientes del Morro de Arica, hay una copia escaneada y ampliada, y colocada dentro de un cuadro en pan de oro, donde se aprecia que ha sido copiada de un original.

Después de mucho buscar, encontramos que Luis Humberto Delgado Coloma fue el primero que da a conocer esta carta siendo la fecha de publicación el año de 1963 en un pequeño libro hoy casi desaparecido y tomado a menos, titulado “Drama del Perú”[vii]

Delgado fue un literato, historiador, pintor y diplomático peruano nacido en 1906 que realizó estudios en Perú y Francia, con un precedente de haber publicado más de 80 libros sobre historia peruana y temas de interés internacional, fruto de sus prolijas investigaciones. También fue conocido por estar involucrado en una serie de confusos problemas policiales y legales, entre ellos falsificación de documentos.

Como ya habíamos indicado, en 1963 publicó el texto “Drama del Perú” donde al momento de presentar su “descubrimiento” nos dice: “En el archivo de García Calderón he encontrado esta carta demoledora, que por primera vez se conoce y doy sin comentario”[viii] y luego da inicio a transcribirla.

Pero hay algo más que añade Delgado en una nota al pie de página, explicando los motivos de su “descubrimiento” y haciendo un intento de “justificar” su hallazgo nos dice:

“Siguiendo lo indicado por Bolognesi, su esposa nunca reclamó el montepío, ni recibió ningún premio del Perú. Su abnegación la llevó a vivir tres años después en la indigencia, y cuando entonces su hija reclamó al Estado, el Gobierno contestó al Congreso que no se explicaba la razón por la cual no se reclamó el montepío que estaba expedito para los deudos del héroe. Y esto, que parece una ironía, es sencillamente una lección que eleva más alto la memoria del defensor de Arica.- N. del A”[ix].

Como habíamos explicado, María Josefa de la Fuente vivió solo tres años más después de haber solicitado el montepío, trámite que culminó la hija menor Margarita y que obviamente no vivieron en la indigencia en Arequipa; la familia de La Fuente era una de las más acomodadas de la sociedad de aquella ciudad y María Josefa solo solicitó lo que le correspondía por derecho.

Pero Delgado nos tiene más “descubrimientos” del archivo de Francisco García Calderón. En 1965 a propósito del Centenario del Combate del 2 de mayo contra la flota española en el Callao publica una carta donde José Gálvez le da todo el crédito de la defensa de nuestro primer puerto a Mariano Ignacio Prado[x], (sobre esta carta atribuida a Gálvez, el Congresista Víctor Andrés García Belaunde demostró su falsedad en un riguroso artículo publicado en la Revista N° 31 del Archivo General de la Nación – mayo de 2016) y después en otro libro a fines de ese mismo año, “descubre” también cartas en el mismo archivo, de personajes históricos donde le proponen a Mariano Ignacio Prado a que este viaje a comprar armas en plena guerra con Chile[xi].

Sobre estas cartas, el historiador Percy Cayo Córdova en el tomo VII de la “Historia del Perú” de editorial Juan Mejía Baca[xii], demostró su falsedad por la incongruencia que había en lugares, fechas y personajes, todo ello con la finalidad de elevar y justificar la figura de Mariano Ignacio Prado. Es curioso encontrar en todas estas cartas publicadas por Delgado el sistema de fecha actual. Es decir lugar, día, mes y año, y la caligrafía es similar en todas esas cartas.

Por otro lado es muy extraño que la carta de María Josefa de la Fuente que se encuentra en el archivo Piérola de la Biblioteca Nacional no se haya tomado en cuenta por los estudiosos de la historia y se encuentre olvidada, teniendo en consideración que el archivo Piérola inicialmente fue a parar a manos del historiador Rubén Vargas Ugarte, muy cercano a Luís Humberto Delgado.

En 1967, Vargas Ugarte en su texto “Guerra con Chile – La Campaña del Sur”[xiii] había avalado la publicación de Delgado sobre las cartas de Grau, Cáceres, Montero y García Calderón que proponían a Prado que viaje al extranjero a traer personalmente armamento. No obstante este acercamiento entre Vargas y Delgado, no se percataron que Piérola archivaba la solicitud de doña María Josefa, después de haberla contestado.

La carta atribuida a Bolognesi, y transcrita por primera vez por Luis Humberto Delgado en “Drama del Perú” no es la misma que encontramos reproducida en los textos ya descritos, porque difiere en lo siguiente.

1)    La carta de Delgado dice:
“su decisión de pelear sin desmayo
La carta facsimilar dice.
“su decisión de pelear sin desmayos

2)    La carta de Delgado dice:
“que no podré ver ni sentir”
La carta facsimilar dice:
“que no podrán ver ni sentir”

3)    La carta de Delgado dice
“han dictado con su incapacidad, la sentencia”
La carta facsimilar dice:
“han dictado con su incapaz conducta, la sentencia”

4)    La carta de Delgado dice:
“para que no se crea”
La carta facsimilar dice
“para que no crean

5)    La carta de Delgado dice
“que mi deber tiene precio”
La carta facsimilar dice
“que mi deber tuvo precio”

Es obvio que el descubridor de esta “carta demoledora”, tuvo a la vista cualquier otro ejemplar menos el que se encuentra reproducido en el Museo de los Combatientes del Morro de Arica. Tampoco reprodujo Delgado la parte final de la foto ampliada que hoy conocemos que termina así: “Abrazos a Melvin” y finaliza: “A los parientes y amigos que tenemos, muchos recuerdos”.

Creemos necesario conocer en primer lugar si existe un original de esta carta, y si este existe debe ser mostrada al público y establecer su autenticidad con una pericia caligráfica. No es dable que un recinto histórico como lo es el Museo de los Combatientes del Morro de Arica, lugar donde nació Francisco Bolognesi, se contemple un documento apócrifo que mella su honor y el de su esposa.  

Los acontecimientos históricos han ocurrido en un determinado espacio y tiempo, estos son como son y no como nos hubiera gustado que culminen. La verdad siempre se abre paso, no obstante el tiempo transcurrido. Lo mejor sería eliminar del imaginario esta carta que degrada a todos aquellos que investigan historia, al menos hasta que se establezca 100% su veracidad, y peor aún de aquellos que, sabiendo la falsedad de los escritos, permiten con su silencio que algo así siga y permanezca como una certeza para supuestamente engrandecer al Coronel Francisco Bolognesi.

Francisco Bolognesi Cervantes, decidió quedarse y combatir hasta el final y de ello da cuenta la misma contra parte chilena cuando Juan de la Cruz Salvo no logró su cometido de convencer a los oficiales peruanos de rendir la plaza. Un Consejo de Guerra frente al oficial chileno muestra la decisión de todos de pelear hasta el sacrificio, y todos esos hombres aquel 7 de junio de 1880 nos dieron una lección de coraje y valor, que ha quedado para siempre atesorada en la memoria y honra del Perú.

Bolognesi y sus oficiales, no necesitan de misivas apócrifas para resaltar su valor, y para ello debemos de honrarlos guardando su memoria con solo decir únicamente lo que ocurrió, sin fantasear, sin engañar o en este caso en especial, sin falsificar documentos. Nuestros héroes del 7 de junio de 1880 siempre estarán presentes porque su legado es imborrable.





[i] Carta de Francisco Bolognesi a Domingo Lecaros. Arica, 22 de mayo de 1880. Copia digitalizada Juan Carlos Flórez Granda.
[ii] Bolognesi. Ministerio de Defensa, Ejército del Perú, Telefónica.
[iii] Archivo Piérola. Correspondencia recibida de Arequipa 1869 – 1894. Año 1880. Biblioteca Nacional del Perú
[iv] Historia Marítima del Perú. Melitón Carvajal Pareja. Tomo XI Vol. III. Año 2013. Editorial, Instituto de Estudios histórico – Marítimos del Perú.
[v] Batallas Legendarias del Perú y del Mundo. Episodios épicos y anécdotas militares. Juan del Campo Rodríguez. Editorial Fundación Academia Diplomática del Perú. 2002
[vi] “La Respuesta de Bolognesi” 5 de junio de 1880. Folleto editado por la Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú.
[vii] Drama del Perú. Luis Humberto Delgado. Ariel Editores, 1963. Pág.29
[viii] Drama del Perú. Luis Humberto Delgado. Ariel Editores, 1963. Pág.28
[ix] Drama del Perú. Luis Humberto Delgado. Ariel Editores, 1963. Pág.29
[x] Guerra entre el Perú y España - 1866: de la historia del General Mariano Ignacio Prado: con documentos originales e inéditos. Ariel Editores 1965
[xi] Estampas de la Guerra Perú y Chile 1879. Luis Humberto Delgado. Ariel Editores, 1963.
[xii] La Guerra con Chile (1980). Tomo VII de la Historia del Perú. Editor Juan Mejía Baca.
[xiii] Guerra con Chile - La Campaña del Sur. Abril-diciembre 1879, Memoria del General Juan Buendía y otros documentos inéditos: Introducción y notas de Rubén Vargas Ugarte. Carlos Milla Batres Editores.