sábado, 31 de diciembre de 2011

Morro Solar: Jalón de orejas al CPHEP

Por: Juan Carlos Flórez Granda
 Circula hace varios meses por internet (*) el oficio No. 490 CPHEP/SCIH/07.00, fechado el 20 de diciembre del 2010, firmado por el Director de la Comisión Permanente de Historia del Ejército Peruano (CPHEP), dirigido al Sr. Issy Levy, presidente ejecutivo de GREMCITEL S.A., remitiendo “opinión histórica sobre localización geográfica de la posición de nuestro Ejército en los enfrentamientos con la milicia de Chile en la batalla de San Juan” (sic). Dejo en claro que este documento lo bajé de internet hace un par de meses atrás y el enlace figura al final del artículo.

En la carta de presentación se indica que la CPHEP “ha realizado la investigación pertinente”, citando al historiador Carlos Dellepiane cuya obra Historia Militar del Perú es un referente que contribuye al estudio táctico, de estrategias, durante la pasada guerra del Guano y Salitre que Chile nos declaró en el año 1879.

Comienza el oficio narrando los antecedentes de la disposición de la línea de defensa con pequeños errores de apreciación, que no son materia de discusión, pero que en términos generales nos grafica el escenario en esa época.

Continúa el oficio con una simple y generalizada descripción geográfica indicando el ala derecha defendida por la División de Iglesias pero se enreda en las posiciones puesto que, considerando solo el brazo de Marcavilca, existían 3 batallones: Guardia Peruana No.1, Cajamarca No.3 y Ayacucho 9 de diciembre No.5, comandados por el coronel Mariano Noriega y conformaban la 1ra. División del ejército del Norte, cuyo cuerpo general estaba al mando de Miguel Iglesias.

Lo curioso de este informe es la familiaridad en las citas, comentarios, estilo de escritura con algunos insignificantes cambios de palabras, medidas realizadas años atrás en trabajos de campo, citas en número de palabras sacados de archivos públicos y personales, estudios realizados por este servidor y que fue tronco y estructura para culminar mi libro en co-autoría con el Sr. Ernesto Linares, titulado “La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881”.  En otras palabras han copiado mis notas hasta las citas y fuentes para narrar el desempeño de la batalla por esa área sin siquiera mencionar a los autores y/o la fuente y encima lo han hecho mal.  Caso contrario, sí citan claramente al general Dellepiane para complementar “su estudio”.

El informe concluye, después de un deficiente análisis, producto del desconocimiento del tema,  que “la Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú (CPHEP), puede afirmar, a la luz de los documentos o partes de guerra oficiales que, los terrenos adquiridos al Estado Peruano por la empresa GREMCITEL y que se adjuntan en un plano demarcado en líneas azules, no constituyen escenario de esta heroica resistencia, no debiendo ser considerados dichos terrenos como Patrimonio histórico cultural de la Nación, en vista que en dichos lugares no se desarrollaron las acciones principales de la batalla de San Juan”.

Vergüenza ajena me da esta conclusión y malestar e indignación.

Vergüenza ajena por atribuirse estudios de otros, forzando una conclusión que difiere de la verdad histórica en un informe donde las ¾ partes del documento es un plagio mal armado. El parte de Panizo, del Batallón Coquimbo y Melipilla, la conferencia de Nicanor Beúnza y otros, son parte de un todo. El informe ha obviado los relatos de los militares Silverio Narvarte, Pedro Alcócer, Miguel Valleriestra, sargento Luís Aguirre Benavides, las conferencias del coronel Vidal Panizo en la Benemérita Sociedad Fundadores de la Independencia, los informes de la comisión que determinaría las leyendas en el monumento al Soldado Desconocido y muchos otros que están incluidos en el libro “La Ultima Resistencia”, publicado a mediados del año 2010 y cuya obra demuestra clara y fehacientemente que en todas las áreas descritas sí hubo batalla y quiénes fueron los que la defendieron.

Todo el conjunto llamado Morro Solar fue el escenario accidental y principal de batalla que tuvo su corolario en lo que hoy es la capilla de la Virgen del Morro, último bastión de defensa peruana el 13 de enero de 1881.

Malestar e indignación por copiar trabajo intelectual sin antes solicitarlo ni citar las fuentes como se señala en el libro (porque hasta correo electrónico de los autores se adjunta) y por la grave responsabilidad de la institución al que hacen atribuirse el estudio, atentando contra nuestra historia y de los que pelearon en el pasado por defender nuestro país. Para estos señores, toda esa gente de todo origen que pelearon en el Morro y alrededores nunca existieron. Fueron producto del imaginario popular o la fantasía al mismo estilo de una historieta. ¿Qué dirán el día de mañana?

Como indica la presentación del oficio, “Según el texto único ordenado de la Ley No. 27806 – Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, decretado por el Supremo Gobierno en que se unifican dispositivos legales, relacionados al derecho de las personas naturales o jurídicas a tener acceso a la información que posea o produzca la Institución…”, es que protesto por el mismo medio por utilizar trabajo intelectual sin previo permiso. Si bien los partes y relatos son de dominio público, al menos han debido tener la “delicadeza” de no copiar el mismo número de comas y letras. Mis comentarios han sido fiel calco de los escritos originales y tenemos con el Sr. Linares todo el material de borrador y final para probarlo.

Nosotros somos los únicos que hemos escrito sobre la batalla utilizando como fuentes los partes chilenos del Melipilla y Coquimbo, así como los relatos de Alcócer y Silverio Narvarte.

En cuanto al parte del coronel Arnaldo Panizo también lo hemos sacado del olvido para colocarlo en el contexto que debe ser y que es el tema central de estudio. Antes de nosotros, nadie lo utilizó para un estudio de las batallas, ni siquiera Basadre ni Dellepiane, solamente el teniente coronel Nicanor Beúnza y el coronel Vidal Panizo en sus respectivas conferencias pero no para un libro.

La Última Resistencia es la primera obra en su género que narra el por qué de las baterías del Morro Solar, su situación estratégica y geográfica, su desarrollo, importancia durante la defensa de Chorrillos el 22 de setiembre de 1880, para culminar con la última resistencia del ejército peruano el 13 de enero de 1881. Se incluye el armamento empleado, número de tropas, quiénes la comandaban, biografías de soldados y oficiales, etc. Es un trabajo que sintetiza años de investigación en archivos, bibliotecas, trabajos de campo y que en el futuro se ampliará y afinará más con nuevos hallazgos.

No opinaré más sobre el contenido histórico de este oficio. Creo que cualquier persona medianamente entendida en el tema podrá sacar sus conclusiones pero es lamentable que este pueda servir para sorprender a toda una institución y a los interesados.

Necesito una explicación al respecto. ¿Quiénes han sido los autores de este oficio que atenta contra los intereses peruanos utilizando fragmentos de estudios que sí concluyen que hubo batalla en esa zona? Exijo las reparaciones del caso a no ser que crean pertinente presentar mi protesta ante las instituciones correspondientes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada